Este 26 de agosto se llevó a cabo el webinar “Licencias obligatorias de patentes farmacéuticas para proteger la salud pública: una reforma legal pendiente en Chile”, oportunidad donde también se debatió el proyecto de ley Boletín N° 13572-11  -actualmente en tramitación en Chile-  iniciado por el  diputado Giorgio Jackson, con el fin de facilitar el acceso a medicamentos, vacunas y tecnologías médicas necesarias para responder a requerimientos en epidemia y otras emergencias.

En el evento, organizado por Corporación Innovarte con el apoyo del Colegio de Químicos y Bioquímicos Farmacéuticos de Chile y el Programa de Acceso a Medicamentos de Médicos Sin Fronteras, expuso  Giorgio Jackson, diputado de la República de Chile;  Felipe Carvalho, Médicos Sin Frontera Brasil; y Luis Villarroel, profesor de la U. Mayor y director de Corporación Innovarte. Moderó Ana Victoria Nieto, presidenta del Colegio de Químicos y Bioquímicos Farmacéuticos de Chile. A su vez, realizaron comentarios los catedráticos de la Universidad Nacional Autónoma de México,  Drs. Manuel Becerra y Rafael Miranda.

El diputado Giorgio Jackson dijo que “es urgente que podamos avanzar tanto en legislaciones nacionales como en acuerdos multilaterales, para que las tecnologías que salvan vidas y que permiten mitigar los efectos de la pandemia, lleguen a todos los rincones del planeta. Están las capacidades tecnológicas para hacerlo, pero lamentablemente el lobby de los intereses económicos están siendo la piedra de tope para avanzar en esa dirección”.

Por su parte, Felipe Carvalho, Médicos Sin Frontera Brasil, sostuvo que “desde una mirada humanitaria, una innovación médica solo cumple su propósito cuando está disponible para todos los que la necesitan”.

Con respecto a la protección de la propiedad intelectual, Luis Villarroel, director de Corporación Innovarte, argumentó que “los países desarrollados como Estados Unidos tienen sistemas que protegen a los  innovadores y  no por eso dejan de  establecer límites en los derechos de estos para responder  de manera ágil a las necesidades del interés público. Es tiempo que Chile también tenga un sistema con esas mismas salvaguardias”.

Por otro lado, el Dr. Manuel Becerra, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, comentó que “solo si las oficinas de registro de patentes exigen que se aporten todos los elementos necesarios para elaborar el producto a patentar o el proceso, se podrán hacer efectivas las licencias obligatorias. Si al ejecutar una licencia obligatoria no se aportan los datos faltantes se debe declarar la nulidad de la patente”.

“La magnitud del impacto de la Pandemia Covid 19, con sus millones de enfermos, muertos y el rompimiento de la economía mundial, pone en el centro a la salud como derecho humano fundamental. Y al mismo tiempo a la propiedad intelectual sobre farmacéuticos en el centro de la discusión: las flexibilidades de Doha, la suspensión temporal que se discute en la OMC, la suspensión de la PI en caso de Pandemia, y de plano sacar a los farmacéuticos de la protección de la PI, son estrategias que se deben de discutir”, agregó el Dr. Rafael Miranda, también catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Finalmente, Ana Victoria Nieto, presidenta del Colegio de Químicos y Bioquímicos Farmacéuticos de Chile, expresó que “no estamos inventando la rueda al solicitar que se apliquen licencias obligatorias en contextos de emergencia sanitaria e incluso en otros casos que limiten el acceso a medicamentos y tecnologías sanitarias. Las licencias obligatorias están definidas en acuerdos internacionales precisamente para resguardar el derecho a la salud de todos y todas las personas. Debemos asegurar un equilibrio entre los intereses comerciales de los productores  y el intereses sanitario».

Ver proyecto de ley Boletín N° 13572-11  

Revisa el video del webinar completo: